Thistlegorm, un museo submarino de la II Guerra Mundial

Añadido el ene. 22, 2018

El SS Thistlegorm es un buque británico de 126,5 m de largo construido por los astilleros Joseph Thompson & Sons, de Sunderland, en junio de 1940.

El 2 de junio de 1941, William Ellis, capitán del Thistlegorm, partió rumbo a Alejandría desde Glasgow en el que sería su último viaje. Acompañado por un extenso convoy, en lugar de tomar la ruta del Mediterráneo tuvo que virar en dirección a Ciudad del Cabo por razones de seguridad. El convoy continuó a lo largo de la costa este de África con el objetivo de adentrarse en el mar Rojo y llegar al golfo de Suez.

Sin embargo, en ese momento dos buques colisionaron algo más al norte del golfo y bloquearon prácticamente toda la entrada del canal.
El Thistlegorm permaneció fondeado durante dos semanas completas, razón por la que la inteligencia alemana pudo confirmar su presencia. El 5 de octubre de 1941, dos aviones de combate Heinkel 111, equipados con un motor doble, sobrevolaron el norte de la costa egipcia y se dirigieron al sureste en busca del enorme buque. Justo cuando estaban a punto de regresar a casa, uno de los pilotos divisó el navío anclado. Desde la proa, lanzó dos misiles que alcanzaron el puente de la embarcación. El ataque provocó la detonación de una gran cantidad de munición. El impacto hizo saltar por los aires dos locomotoras mientras el buque se abría en dos.

La nave comenzó a hundirse y la tripulación abandonó rápidamente la embarcación, cuyo hundimiento culminó a la 01:30 h del 6 de octubre de 1941. Más tarde, el crucero HMS Carlisle se encargó de rescatar a la tripulación y llevarla a Suez, aunque 4 integrantes de la misma y 5 de los 9 miembros de la Marina Real perdieron la vida en el ataque.
A pesar de la gran difusión pública y el interés generado por el Thistlegorm, este siempre evocará un cierto aire de misterio. Asimismo, la visita de Jacques Cousteau en 1955 sigue siendo objeto de amplia discusión y, al igual que la propia leyenda, el Thistlegorm continúa despertando especulación y controversia desde las profundidades del mar.
Los buceadores pueden visitar el pecio del Thistlegorm desde Sharm El-Sheikh a bordo de barcos que realizan excursiones de un día o en safaris que duran toda una semana. La nave, situada en una base de apenas treinta metros y con buena visibilidad, ofrece una oportunidad ideal para observar los restos de un naufragio, ya que es posible contemplar gran parte del carguero original.
En la actualidad, realizar una visita al Thistlegorm es como viajar al pasado, motivo por el cual muchos visitantes no pueden contener la emoción durante la inmersión. Y es que, después de todo, se trata de un campo de batalla con signos de destrucción y de pérdida sumamente visibles. Es también un enorme museo submarino, una sepultura de guerra, una pieza única de historia militar y una oportunidad para rememorar el pasado.