El farolillo mágico, el icono simbólico del mes santo

Añadido el may. 13, 2018

Ya ha dado comienzo el mes santo del Ramadán, un mes que representa uno de los principales rituales para los musulmanes de todo mundo y durante el que practican un ayuno completo de alimentos, bebidas y tabaco desde el amanecer hasta el atardecer.

Los egipcios acompañan la singular naturaleza religiosa, moral y espiritual de este mes de un particular carácter festivo para la celebración de este evento.

Uno de los rasgos más característicos y culturales del mes santo en Egipto son los faroles fanous de Ramadán.

Es toda una tradición encontrar las calles, casas, oficinas y bazares iluminados y decorados con faroles coloridos y colgantes que crean un ambiente mágico excepcional: una hermosa armonía de luces y colores.

Pero ¿cómo comenzó esta tradición?

En el año 362 A.H. o 972 d. C., durante el reinado del imperio fatimí en Egipto, el califato Al-Muiizz li-Din Allah llegó a las afueras de El Cairo en el 15º día del Ramadán para adoptarla como la capital de su país.

El comandante militar en ese tiempo, Gawhar al-Siqilli, pidió a los residentes de la ciudad que encendieran velas para asegurarse de que el Califato encontrara la ruta iluminada a su llegada.

 Adultos y niños celebraron su llegada portando farolillos, que servían de escudo a las velas y garantizaban que las llamas no se apagaran, hecho que infundió la admiración del recién coronado califa.

Otra historia hace referencia al califa al-Hakim bi Amr-Allah (996 -1021 d. C.), quien ordenó, por razones de seguridad, que las mujeres no salieran solas de sus casas por la noche salvo si iban escoltadas por algún muchacho que caminara por delante de ellas y fuera acompañado de un farolillo.

A su vez, ordenó que se colgaran faroles en las entradas de los barrios, las mezquitas y las calles, e impuso una penalización a aquellos que no acataran la orden.

Desde ese momento y hasta la actualidad, los niños siguen balanceando sus faroles en Ramadán, coreando una canción en árabe egipcio coloquial, wahawi ya wahwai, cuya letra procede del tradicional lema egipcio "saludos a la luna".

Actualmente, los faroles son de distintas formas, tamaños y colores, aunque en el mercado podrá encontrar el tradicional de estilo artesanal, hecho de vidrio coloreado y estaño, una sorprendente mezcla entre la tradición egipcia y el diseño islámico.

Muchas tiendas exhiben otros farolillos más modernos, hechos de plástico, con formas de personajes populares entre los niños y con grabaciones de canciones tradicionales del Ramadán.