La Ciudadela de Qaitbay, una combinación de civilización e historia

Añadido el jul. 26, 2018

Alejandría, una de las ciudades costeras más grandiosas de Egipto, acoge una gran variedad de monumentos antiguos que la historia ha hecho eternos. Uno de ellos es la Ciudadela de Qaitbay, considerada una de las fortalezas defensivas más importantes no solo de Egipto, sino de toda la costa del Mediterráneo.  

La Ciudadela se fundó  hacia finales del siglo XV, en el lugar donde se encontraba el faro de Alejandría, una de las Maravillas del Mundo Antiguo. Se construyó durante el reinado del rey Al-Ashraf Abu An-Nasr Sayf Al-Din Qa'it Bay Al-Zaherri, el decimoquinto rey mameluco de la dinastía bahrí de Egipto.

Durante su reinado, Qa'it Bay fue un sultán veterano en los campos de batalla y un hombre sagaz, sabio y de valores.

La historia de la Ciudadela se inició cuando el rey se dirigía hacia Alejandría con su séquito de príncipes y miembros de la realeza. Al llegar a la ciudad, sus habitantes le dieron la bienvenida colocados en filas a lo largo de las calles engalanadas. El rey avanzó con los príncipes en un desfile majestuoso.

Qa'it Bay mostró su rechazo hacia esta tradición y, durante los tres días que permaneció en la ciudad, visitó el faro y de inmediato dio la orden de que se creara una torre en ese mismo lugar. Por eso se construyó la ciudadela, para hacer su nombre eterno.

La Ciudadela se encuentra en la parte más oriental del puerto de Alejandría, en lo que fuera la isla del Faro.

La Ciudadela ocupa 17 550 metros cuadrados y se encuentra en una ubicación estratégica, rodeada del mar por tres de sus lados. Se trata de un edificio independiente de planta prácticamente cuadrada, con 60 metros de largo y 50 metros de ancho. Sus paredes tienen un grosor de 4,5 metros.  Y, además, dispone de dos grandes muros, construidos con piedras de enormes dimensiones, que rodean la Ciudadela para mejorar su fortificación.